Ver todas las notas

Centros de esquí de USA anuncian estrictas medidas para la temporada

Con el otoño ya llegado al hemisferio norte y con el virus activo en Europa y USA, los centros de esquí están tomando medidas para evitar la propagación de Covid-19.

Vail Resorts, que opera 37 centros de invierno en todo el mundo, entre ellos: Vail, Breckenridge y Park City en USA, así como Whistler Blackcomb, el resort más grande de Canadá, implementará estrictas medidas para reabrir de forma segura.

En un comunicado, el director ejecutivo del gigante estadounidense, Rob Katz, aseguró que para ayudar a proteger a los visitantes, empleados y a la comunidad en medio de la pandemia “se requerirán algunos cambios esta temporada”.

Keystone en Colorado, que arranca la temporada el 6 de noviembre, publicó una lista de reglas que se implementarán en los centros de Vail Resorts.

El uso obligatorio de máscaras “para subir a la montaña y en todas las partes de las operaciones del resort”, en las filas, al subir a los medios y durante las clases de esquí.

 

Reglas claras: no se permitirá a nadie en la montaña que no tenga la cara cubierta.

Además, anunciaron que limitarán la capacidad en la montaña, las personas tendrán que reservar su lugar antes de llegar y tendrán prioridad quienes tengan su pase, lo que significa que las reservas de último minuto después de fuertes nevadas podrían tener gran demanda.

“La buena noticia es que operamos muchos de los centros turísticos de montaña más grandes de América del Norte y, durante la gran mayoría de los días de la temporada, creemos que todos los que quieran subir a nuestras montañas podrán hacerlo”, dijo Katz.

La compra de pases se hará bajo un sistema de reserva, donde los esquiadores y snowboarders deben reservar su lugar en las pistas. No se venderán pases en los complejos turísticos, que solo servirán para retirar pases comprados con anterioridad.

Vail Resorts anunció que se dará prioridad a los que tengan su Epic Pass. También se venderán pases de una semana. Los tickets para aquellos que no tengan Epic Pass saldrán a la venta el 8 de diciembre y deben comprarse para un resort y fecha específica, para administrar la capacidad.

Aquellos que asistan a las escuelas de esquí deberán presentar certificado de salud (tanto alumnos como instructores). “Todos los participantes deberán someterse y confirmar un examen de salud online antes de llegar a la montaña para su lección”, confirmó Katz.

 

El tamaño de las clases también estará limitado a un máximo de seis personas y las lecciones deberán reservarse con anticipación.

 

El distanciamiento social también se aplicará al subir a los medios. Las personas solo podrán subir con otras personas de su grupo familiar. Los esquiadores y snowboarders que estén solos podrán compartir el viaje pero sentados en lados opuestos.

“Dado lo fluida y cambiante que es la situación con Covid-19, también ha sido nuestro objetivo diseñar un enfoque que pueda permanecer en su lugar durante toda esta temporada. No queremos que nos agarren desprevenidos o que tengamos que hacer cambios reactivos”.

Respecto a los after-ski en la montaña, Katz remarcó: “No creemos que reunirse en un ambiente de bar tradicional, en cualquier lugar del centro turístico o en nuestras comunidades, sea seguro en medio de Covid-19”.

El número de casos de Coronavirus en USA superó los 7 millones y Donald Trump dio positivo la semana pasada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

three − one =