Ver todas las notas

Los centros de esquí franceses definen su futuro

El gobierno de Macron decidirá hoy si los resorts pueden poner a funcionar sus medios. Una nueva postergación podría dar por finalizada la temporada.

 

Los centros de esquí, que esperaban funcionar a partir del 8 de enero, se toparon con otro golpe: la curva de contagios de COVID-19 siguió en aumento por toda Europa. Se espera hoy un nuevo anuncio para el sector que lo espera con pocas expectativas.

“El gobierno es consciente de que el sector necesita claridad y estamos comprometidos a brindarla lo más rápido posible durante el resto de la temporada”, dijo el secretario de Estado de Turismo, Jean-Baptiste Lemoyne a la agencia de noticias AFP.

 

GOLDEN LIGHT ✨

On aurait tellement aimé vous retrouver sur les pistes de nos domaines skiables ce week-end… on espère que ce sera pour bientôt 💛

Publicado por Chamonix-Mont-Blanc en Viernes, 8 de enero de 2021

 

 

“El gobierno debe informarnos antes del 20 de enero si los medios pueden abrir o no”, había manifestado Eric Bouchet, director de la oficina de turismo de Les2Alpes. “No podemos simplemente chasquear los dedos y abrir, se necesita algo de planificación. En algún momento será demasiado tarde y no valdrá la pena abrirlo”.

Algunos resorts creen que los medios podrían volver a funcionar a principios de febrero, otros no tan optimistas piensan que el gobierno no dará permiso ya que los contagios siguen aumentando día tras día.

La curva de casos en Francia sigue siendo muy alta y está muy por encima del objetivo del gobierno. Las tasas de contagios son mayores que en diciembre con 23.608 casos. 

 

 

“Sabemos lo importante que es febrero, pero también tenemos que lidiar con estas variantes que no se esperaban y aparecieron a finales de diciembre y principios de enero. Naturalmente, es Salud la que tendrá que orientar las decisiones ”, dijo Lemoyne.

Febrero es el mes más activo de la temporada con las vacaciones de invierno, en donde los centros turísticos normalmente reciben el 35% de sus ingresos.

 

 

“Está claro que si no abrimos en febrero, la temporada se acaba y los complejos turísticos tendrán problemas reales de supervivencia”, aseguró Dominique Marcel, director ejecutivo de la compañía des Alpes.

El cierre de los resorts durante Navidad y Año Nuevo provocó una caída del 80% en la actividad económica del sector respecto al año anterior.

 

 

“Es una cuestión de vida o muerte para ciertas partes, eso no es una exageración”, dijo Marcel.

El turismo de invierno es vital para Francia, con unos 120.000 puestos de trabajo en juego.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.