Ver todas las notas

El inspirador mensaje de Mikaela Shiffrin sobre la salud mental en el deporte

 

En el marco del Día de Acción por la Salud Mental, la mejor esquiadora de todos los tiempos compartió sus experiencias y dejó un mensaje inspirador para el mundo del deporte. Lindsey Vonn también había hablado tiempo atrás de la depresión que vivió luego de dejar la actividad.

 

En el mundo del deporte de alto rendimiento, la salud mental es un tema que siempre fue tabú y cada vez toma mayor relevancia. Atletas de renombre mundial, como Mikaela Shiffrin y Lindsey Vonn, vienen destacando desde hace tiempo la importancia de cuidar y fortalecer la mente tanto como el cuerpo. 

Shiffrin, la esquiadora más ganadora de la historia, compartió ayer en sus redes que, a pesar de los numerosos triunfos en su carrera, enfrentó más fracasos y luchas de las que se hablan en los medios. 

 

 

En una emotiva carta, Shiffrin se abrió ante sus seguidores y dijo que la vida no siempre transcurre perfectamente, y es precisamente en los momentos de dificultad donde nos conectamos unos con otros. 

Además contó, que al igual que todo el mundo, experimentó miedo, la ansiedad y la presión, así como la pérdida y el dolor pero destacó que es esencial reconocer y aceptar estos desafíos como parte inherente de la vida, y utilizar las propias experiencias para conectarnos, animarnos y aprender unos de otros.

 

 

“Una de las lecciones más importantes que he aprendido hasta ahora en mi carrera es que una cosa con la que todos podemos relacionarnos absolutamente es la lucha. Incluso con todo lo que se habla de mis éxitos esta temporada ya lo largo de mi carrera, he visto muchos más fracasos y luchas que triunfos. La mayoría de los días en la vida no transcurren a la perfección, ni mucho menos. Eso no pretende asustar, pretende ser honesto. Más que nada, es algo que nos ayuda a conectarnos unos con otros. No todo el mundo sabe lo que se siente estar en lo más alto del podio en unos Juegos Olímpicos o convertirse en campeón mundial, pero todos, cada persona, sabe lo que se siente al enfrentarse a un desafío y ser resistente a ese desafío. Todo el mundo ha fracasado, ha sentido miedo, ansiedad, cierto nivel de depresión a veces, presión. Todos perderemos a alguien a quien amamos mucho, y todos experimentaremos un dolor tan extremo que puede ser paralizante. Esos desafíos son una parte tan arraigada de la vida que no vale la pena esconderlos o huir de ellos. Descubrí que es mucho más útil usar nuestras propias experiencias para ayudarnos a conectarnos unos con otros, animarnos unos a otros, entender más sobre los demás y, en muchos casos, aprender algo sobre nosotros mismos también. Para mí, esa conexión va de la mano con la resiliencia.

En este Día de Acción por la Salud Mental, quiero animar a todos a que se tomen un tiempo consciente para conectarse, con los demás y consigo mismos. Esa conexión podría ser cualquier cosa, pero debería ser algo que te parezca importante o que sea útil para alguien a tu alrededor en un esfuerzo que le parezca importante. Y tomarse un momento para reflexionar sobre nuestra propia vida y los desafíos que ha enfrentado. Apreciarse a uno mismo por lo resistente que ha sido y lo resistente que sigue siendo. Agradecerse por tu propia fuerza mental y tu salud mental, incluso durante los momentos en que no te sentiste fuerte en absoluto. Agradecerle a los que nos rodean por cómo pueden haberte ayudado en el camino cuando necesitabas un aventón. Buscar la conexión que sientes en los momentos más difíciles y aceptarla para ayudarnos a superarlo. Nadie está realmente solo en lo que siente, tengo que recordármelo todos los días, pero es realmente la verdad. No se está solo ❤️”.

 

Lindsey Vonn también habló en su momento sobre los bajones que pasó luego de su retiro. 

 

“Trabajaste toda tu vida por ese momento y luego se acabó. Y estás como, ‘¿Qué hago ahora?’ ”, había dicho Vonn sobre los bajones de ánimo a los que se enfrentan los deportistas inmediatamente después de su retiro.

“Hay que tener un buen sistema de apoyo y recordar lo que es importante”, dijo Vonn. 

“Obviamente, ser atleta es un desafío. Estar en habitaciones de hotel durante meses es muy estresante mentalmente”, contó Vonn. “Conseguir a mi perrita Lucy fue una de las mejores cosas que me pasó. De hecho la llevé a los Juegos Olímpicos en 2018 en PyeongChang. Tener ese apoyo cuando entrás por la puerta, no importa si es una habitación de hotel o tu casa, o estás en la Villa Olímpica, donde sea que estés, siempre están felices de verte”.

 

Lindsey Vonn y su perrita Lucy.

 

“Creo que antes algunos pensaban que eso era una debilidad o que se suponía que no debían hablar de eso. Y yo me sentí de la misma manera. Creo que cuanta más compasión podamos tener el uno por el otro, mejor, solo porque somos atletas. No significa que somos inmunes a todo lo demás en la vida, a las adversidades, a los desafíos emocionales y mentales”, dijo la triple medallista olímpica.

Es por eso que Vonn se asoció con Allianz como embajadora mundial para ayudar a destacar la importancia de la salud mental a través de su equipo de perros de apoyo.

El programa en el que trabaja combina perros de apoyo con atletas olímpicos para ayudarlos a lidiar con la “presión y la ansiedad mental” de competir en el escenario mundial.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

twelve + one =